TV 22

Mamá, Papá… ¡Apagadme la tele, por favor!

Hola mamá, hola papá:

Os escribo esto casi sin querer, pero por favor apagadme la tele, y cuanto antes lo hagáis mejor. No sé cómo hemos llegado a esto, tal vez porque siempre estaba encendida y me atraían los colores; de bebé no recuerdo mucho la verdad, pero veo a otros bebés y me imagino que a mí me pasaba igual, y no me gusta eso, no me gusta lo que veo.

Apagadme la tele porque quiero hacer los deberes, sí, habéis oído bien, ¡los deberes!, y también porque quiero aprovechar mi tiempo, el poco tiempo que me queda después de tantas cosas que hago. Quiero jugar con mis juguetes, con mis amigos y con vosotros, pero sólo cuando tengáis tiempo, no os pido más porque sé que no os sobra, en realidad no necesito mucho sino que sea bueno.

Apagadme la tele. Seguro que me quejaré un montón al principio, pero creo que será mucho mejor para mí, no os preocupéis por eso. Sé que si vuestra decisión es firme al final me acostumbraré, y aunque ahora no lo parezca, aprenderé a usar todo ese tiempo en cosas que estoy deseando hacer.

¿Sabéis que veo? Programas que dicen que son infantiles pero que en realidad no son para pequeños; son todos repetidos, en todos salen el bueno y el malo (que siempre es muy muy malo), y aunque siempre acaba ganando el bueno me he dado cuenta que son muy poco originales. “Empiezan, hay un problema, y luego se arregla. Empiezan, hay un problema, y luego se arregla…” ¡Qué pesados! Algunos son demasiado violentos, otros son super raros, en otros los personajes son medio bobos… y en muchos pasan cosas que casi ni entiendo.

Apagadme la tele, porque sin que os deis cuenta estoy viendo cosas que son de mayores; parecen series infantiles o juveniles, pero cada día son más parecidas a las que veis vosotros por las noches, solo que en lugar de personas son de dibujos, no lo entiendo. Mamá, papá, yo no quiero crecer antes de tiempo, yo no quiero jugar a cosas de mayores, pero parece que en el cole todo el mundo ve lo mismo. ¿Podríais decirles a los demás padres que apaguen también la tele de mis amigos? Así todos jugaríamos a cosas de nuestra edad, o por lo menos usaríamos más nuestra creatividad.

Apagadme la tele. Me han dicho que los anuncios sólo los hacen para que compremos cosas; he ido a mi cuarto, y la verdad, tengo de todo, bueno casi, pero con lo que tengo no os preocupéis que tengo para mucho tiempo, pero mucho, mucho, mucho.

Quiero ver pelis con vosotros, pero pelis originales, que no sean de imposibles superhéroes, que no sean de princesas irreales, de animales que hablan, de coches que parecen personas o de villanos que siempre acaban mal. Esto no enseña mucho, en serio. A mí me entretienen, pero es que lo hacen queriendo. La verdad es que me gustaría poder elegir entre más cosas; parecemos todos iguales, todos con las mismas mochilas, las mismas camisetas y los mismos juguetes…todos vamos igual, y eso es muy aburrido.

Apagadme la tele. Sin más. No os preocupéis que lo soportaré. Si la apagamos y estamos un ratito juntos, sin tele, seguro que lo pasaremos genial; seguro que podremos hablar de lo que nos ha gustado y de lo que no; seguro que tendremos tiempo para ver cosas más interesantes, porque en internet se puede ver lo que queramos y cuando queramos, y así es más fácil.

Apagadme la tele porque sólo consigue que me acueste tarde, y claro, como me levanto temprano, ¡no sabéis lo cansado que estoy todo el día en el cole! Dice la Seño que la falta de sueño es una de las cosas que más nos afectan de pequeños, y aunque me quiero quedar viendo la tele con vosotros por la noche, ¿no sería mejor levantarnos todos más descansados? Creo que así incluso tendría más hambre por la mañana, que el desayuno… ¡ya sabéis que me cuesta un montón! Y para comer igual, bueno, eso también lo sabéis, que me embobo… y luego decís eso de que me van a dar las uvas o algo así.

Ah, y no hace falta que me dejéis el móvil, es como la tablet, que me enganchan, me dejan los ojos rojos y al final me duele la cabeza. Lo de internet y la video consola igual, me gustan mucho, pero me quitan todo el tiempo, y eso es algo que cuando yo sea mayor quiero poder valorar. Me habláis de vuestra infancia con arcos y flechas de palo, de carreras en bici por la calle, de partidos de fútbol interminables, del juego del pañuelo, de casitas de muñecas, recortables de papel, fuertes de madera… ¡qué suerte! ¿No teníais tele?

Mamá, papá, apagadme la tele, por favor. Ahora puede que me queje pero seguro, seguro… que os lo voy a agradecer para siempre.

Vuestro hijo que os quiere… ¡Un montón!

PD: Lo de apagar la tele lo digo también por vosotros, por todos, que sé que hay días que os dan las tantas y no creo que sean cosas tan importantes como para que nos levantemos todos cansados. Y si se lo decís también a los abuelos… ¡mejor que mejor!

No es magia, es educación.

Luis Aretio

 

 

 

Posted in Sin categoría.

8 Comments

  1. Gracias Luis. Hace cuatro meses que ésa es una de mis frases cada vez que tengo la oportunidad de comer con mis hijos. Al principio pusieron cara de ¿sólo un ratito? Pero con el tiempo ya me preguntan ¿mamá hoy comes con nosotros? Para APAGAR LA TELE. El mínimo tiempo con ellos se intensifica en emociones, sensaciones, reflejos, risas y sobretodo ARMONÍA, cuando la tele está apagada.

  2. Luis hay que repetir estos argumentos que das todos los dias, igual que todos los dias encendemos la tele. La tele se nos mete en la casa y se nos instala. El efecto mas nocivo que tiene que nos roba nuestro mundo interior; el poco que le queda a la mayoría de los ya viejos televidentes. Los padres, toda la vida hemos mandado a los niños a ver la tele para quitarnoslos de encima, y hemos creado teleadictos, que no saben vivir sin el sonido de fondo de la caja tonta (que está manejada por gente muy lista) que les auxilia cada vez que tienen un pensamiento que le pueda molestar.

  3. Cuál es el estado natural de la tele, apagada o encendida? Cuando se levantan quieren dibujitos y ya,se encendió como el que abre las cortinas o va al baño, una rutina más. Ya sólo hay que apagarla cuando vamos a,salir de casa, si hay conflicto otro niño puede mirar la tablet, y los papás con el móvil para ponernos al día…

  4. Enhorabuena por este artículo tan maravilloso y necesario.
    Yo lo practico mucho, tanto que me han tachado de madre demasiado estricta, pero sin duda compruebo en mis hijos, los beneficios que genera.
    Gracias por nuevo y a seguir inspirándonos con tus ideas de magia…, perdón! Educacion!jeje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *